• Búsqueda general
  • Empresas
  • Eventos
  • Blogs

Norma UNE y los talleres de reparación.

Se trata de una NORMA VOLUNTARIA. Exige su certificación por un organismo externo y su actualización periódica, con importantes costes cuyo retorno el taller debe analizar y valorar.

Ayer se publicó en el BOE la relación de normas aprobadas por la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) durante el mes de junio. Entre ellas está la denominada como UNE 310001-2016, “Talleres de Reparación de Vehículos Automóviles. Requisitos para la prestación de sus servicios”

 

¿Qué es una norma UNE?

Los documentos normativos UNE (acrónimo de Una Norma Española) son un conjunto de normas, normas experimentales e informes (estándares) creados en los Comités Técnicos de Normalización (CTN) de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR).

 

Las normas técnicas emitidas por organismos de normalización son, por definición, voluntarias. Las empresas que deciden adoptarlas y certificarse (avalar que cumplen la norma mediante la acreditación de una empresa externa especializada) lo hacen normalmente por una o varias de estas tres razones:

 

-Porque se lo exigen otras empresas u organizaciones con las que tienen relaciones comerciales (puede ser el caso, por ejemplo, de un concesionario que, por contrato con la marca, deba certificarse según normas ISO 9000 o ISO 14000).

-Por mejorar su funcionamiento interno y externo.

-Porque consideran que es una ventaja competitiva para utilizar en el mercado (en relación a su competencia).

 

En todo caso, la certificación de una norma requiere poner en marcha unos procedimientos de trabajo, cuyo cumplimiento según la misma ha de ser certificado por un ente externo. Además, periódicamente ha de comprobarse que se siguen manteniendo escrupulosamente dichos procedimientos. Todo ello supone un importante coste económico, cuya conveniencia o no debe ser analizada por cada empresa.

 

LA OPINIÓN DE ATRAMUR Y CONEPA SOBRE LA NUEVA NORMA UNE

 

ATRAMUR entiende que la decisión de certificarse o no a través de una norma de calidad es muy personal. Cada empresa, en función de sus necesidades, objetivos, estrategia y presupuestos, es la que debe tomarla.

 

CONEPA, fue invitada en su día a participar en el Comité Técnico que ha redactado la nueva norma y, de hecho, su equipo técnico participó en las primeras reuniones de tres comisiones de trabajo (industria, medio ambiente y consumo), a mediados de 2014.

Analizados los primeros informes que se les presentaron, los miembros de la Junta Directiva de CONEPA,  ATRAMUR entre ellos, decidieron, en reunión celebrada el 26 de junio de ese mismo año, no continuar participando en el proyecto por las razones que también ratifican ahora:

 

  • En los complicados momentos actuales para nuestro sector (con especiales necesidades de inversión para hacer frente a nuevas tecnologías), no se consideraba adecuado promover otras iniciativas que ocasionarían gastos adicionales para las empresas.

 

  • Salvo alguna excepción, la norma recoge, sobre todo, mínimos legales, que han de cumplirse por ley. “Certificarse” por algo que es obligatorio y, además hacer a los talleres pagar por ello, es algo que, bajo nuestro punto de vista, una asociación no debería promover.

 

  • En el caso de los puntos que amplían requisitos para la obtención de la norma, entendemos que, en un momento como el actual, cuando, desde las asociaciones y poniendo eco a la voz de los propios talleres,  estamos haciendo llegar a las administraciones competentes de manera continua nuestras quejas sobre la gran cantidad de obligaciones a los que están sometidas las empresas del sector, no resulta coherente tomar la iniciativa como asociación de elevar todavía más el nivel de exigencia y requisitos en una norma apoyada por la propia asociación.

 

  • Completando el punto anterior, la Junta Directiva de CONEPA interpreta que, de actuar así, estaríamos impulsando la segmentación entre nuestros propios asociados, algo que contradice el espíritu asociativo: en nuestras entidades todos los miembros son iguales, independientemente de su especialidad o tamaño. Luego, en el mercado, como no puede ser de otra forma, cada taller utiliza sus propias armas para competir en su ámbito de acción. Las certificaciones de normas de calidad son ya una de ellas y tan válida como otras.

 

  • Por otra parte, la Junta Directiva de CONEPA manifiesta su preocupación con respecto al tratamiento de requisitos y obligaciones que proceden de la normativa nacional, pero que son interpretados de manera diferente por las distintas comunidades autónomas, dando lugar a una variedad de formas de actuar que no se ven reflejadas en la norma.

 

Una vez que vosotros conocéis nuestra opinión al respecto, os recordamos que estamos a vuestra disposición para solucionar cuantas dudas os surjan.

Para mayor información pueden ponerse en contacto telefónicamente 968-800.124 o vía e-mail: info@atramur.org.


Leave a Comment

*